Tecnología y quedarse en casa en México: computadora, teletrabajo y teleeducación

Comparte el artículo

Los paquetes de software/aplicaciones (“suites”) son herramientas que las organizaciones educativas y empresariales pueden considerar para teletrabajo y teleeducación durante la pandemia de Covid-19, pues algunas de sus principales funciones ya tienen una alta adopción en la población usuaria.

Los usuarios que tienen computadora/tableta e Internet en sus hogares reportan capacidades para descarga de contenidos de Internet (archivos, software), usar correo electrónico (email) y archivos de texto, principalmente. Las “suites” de productividad de Google y Microsoft son probablemente las más populares, pero no las únicas, e incluyen software que reúne estas funcionalidades junto con otras como las de comunicación para equipos de trabajo, por ejemplo.

En un análisis previo se utilizó la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares 2019 del INEGI (ENDUTIH 2019) para estimar la cantidad de población que tiene en su hogar capacidades tecnológicas básicas para el trabajo o estudio a distancia. Como criterio se utilizaron los casos de encuestados que respondieron tener disponible en el hogar computadora/tableta e Internet. La ENDUTIH 2019 estima que a nivel nacional existen 33.3 millones de usuarios con ese perfil y representa al 29% de la población mexicana de 6 años o más.

Para esta entrega, la población a tratar comprende ese grupo de 33.3 millones de usuarios con esa disponibilidad de tecnologías en su hogar exclusivamente. Generacionalmente, ese grupo de usuarios tiene una fuerte representación de las generaciones más jóvenes. El 42% son de la generación Z o “centennials”, 29% generación Y o “millennials”, 20% generación X, 9% generación del “Baby Boom” (baby boomers) y el 1% son generaciones previas al “Baby Boom”.

Trabajo, escuela y capacitación

Dado que la mayoría de la población con capacidades tecnológicas “básicas” para el teletrabajo y teleeducación son de las generaciones más jóvenes, una primera expectativa es que este grupo de usuarios debe tener una orientación más marcada hacia el uso de la tecnología para labores escolares y educativas.

La ENDUTIH 2019 permite formar tres categorías de usos “macro”: actividades laborales, escolares y capacitación en general.

De la población de interés en este análisis, el 30% utiliza la computadora/tableta para al menos una combinación de dos de esos tres tipos de actividad. En contraste, un 19% reporta no utilizar el equipo para ninguna de las tres opciones.

Del resto, el 29% utiliza computadora/tableta solo para actividades escolares, un 20% exclusivamente para laborar y un 2% para capacitaciones en general.

La distribución de esta población ya sugería que el uso de las computadoras/tabletas para la escuela debía tener una presencia importante al analizar las actividades en agregado (gráfico anterior). Al segmentar a estos usuarios por generación queda más claro que ese uso está muy asociado a la generación Z. Es decir, la presencia tan fuerte de esta actividad se explica por la presencia de esta generación en la población con este perfil de usuario.

Los “centennials” que utilizan esta clase de equipo solo para la escuela representan al 24% de la población usuaria con computadora/tablet e Internet en el hogar. Son el 82% de la población que usa estos equipos exclusivamente para labores escolares (el 29% de la población usuaria de interés de este artículo reporta esta opción en agregado).

La desagregación de generaciones por tipo de actividad permite conocer que los “centennials” son, en este perfil de usuario particular (computadora/tableta e Internet en el hogar), el grupo predominante en el uso del equipo para la escuela exclusivamente y la combinación de esa actividad con capacitación en general.

Ese grupo es también el más numeroso para la categoría de usuarios que no realiza ninguna de las tres actividades.

Las dos generaciones intermedias, X y Y, son las generaciones predominantes de usuarios que utilizan el equipo de cómputo/tableta para laborar exclusivamente, o una combinación de trabajo con educación y capacitación.

En suma: en el uso de la computadora, el uso escolar se asocia a los usuarios más jóvenes (centennials) y las generaciones intermedias (X y Y) predominan en el uso laboral de estas tecnologías.

Aplicaciones y herramientas

Las tres actividades “macro” (actividades laborales, escolares y capacitación) requieren aplicaciones específicas, como servicios de email o procesadores de texto. La ENDUTIH 2019 incluye preguntas sobre funciones específicas con la computadora/tableta relacionadas al email, archivos por Internet, software de productividad y programación en lenguajes especializados.

Al medir la penetración de algunos de estos usos con el uso de la computadora/tableta en la población objetivo, la panorámica de la población de interés sugiere que hay tres grupos de casos de uso por su nivel de penetración. Las actividades más difundidas, con una penetración de 80% o más (usuarios que respondieron utilizarlas con la ayuda de una computadora/tablet) fueron la descarga de contenidos de Internet, uso de email y archivos de texto. Después, el uso de software para presentaciones y hojas de cálculo son un segundo grupo de herramientas con una penetración que ronda los dos tercios o 66% de la población y las aplicaciones minoritarias, con menos d e 50% de penetración, fueron el uso de bases de datos y la programación.

Los porcentajes no suman 100% por ser respuestas de opción múltiple.

Al segmentar por generaciones para ver la penetración de estos casos de uso, un primer hallazgo es que los usuarios de la generación Y reportaron los niveles más altos comparado con el resto de la población. La excepción es en las habilidades de programación, en donde las generaciones “pre Baby Boom”, de más edad, mostraron una penetración similar (porcentaje de usuarios de esa generación que reportan uso).

En general, la habilidad más uniforme entre todos los usuarios fue la descarga de contenidos de Internet. Las generaciones intermedias (X y Y) incorporan más el email, así como habilidades relacionadas a bases de datos.

En usos relacionados al software de productividad que está disponible en “suites” de Microsoft, Google o de código abierto como LibreOffice, la manipulación de archivos de texto y presentaciones son aplicaciones con alta penetración en todas las generaciones. En el manejo de hojas de cálculo, la ENDUTIH 2019 estima una mayor penetración para los “millennials”.

En México el incremento de disponibilidad de tecnologías en los hogares está ligado a una adopción de servicios y dispositivos móviles. Aunque los smartphones pueden ser dispositivos muy útiles para la comunicación en el teletrabajo o la teleeducación, las computadoras y tabletas son aptas para actividades más complejas, como la manipulación de hojas de cálculo. Incluso, existe software que no está disponible para dispositivos móviles y que puede exigir ciertas especificaciones de hardware, como software de diseño industrial o de análisis estadístico, por ejemplo.

Con las medidas de distanciamiento social por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, varias organizaciones han adoptado formas de colaboración, trabajo o estudio a distancia que tal vez se extiendan, dependiendo de la duración de la contingencia sanitaria o si organizaciones como las empresas deciden incorporarlas a sus procesos posteriormente. El uso de algunas aplicaciones que pueden venir en paquetes de productividad implica que modos de teletrabajo y teleeducación pueden requerir acceso a equipos de cómputo, que no son dispositivos tan difundidos como los smartphones en el contexto mexicano.

Si bien los paquetes de productividad o “suites” pueden atender algunas necesidades más genéricas, como software de hoja de cálculo, el rol de la computadora probablemente estará enmarcado dentro de un mosaico de tecnologías más amplio. Las redes sociales, las aplicaciones de comercio electrónico y pagos son parte del entorno de tecnologías que también pueden ayudar a empresas y organizaciones educativas a continuar sus actividades y a través de otros dispositivos. Es importante que estas organizaciones consideren que la transformación de sus procesos puede requerir un mosaico de soluciones que no necesariamente dan los paquetes de software para productividad y comunicaciones.

Comparte el artículo