Subasta AWS 2016 en México: participantes y topes

Comparte el artículo

A cinco años de la última licitación de espectro para servicio móvil en México, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) anunció el inicio de la consulta pública para definir las bases de la subasta de frecuencias en la banda 1.7/2.1 GHz, programada para enero del 2016.

Con la Licitación IFT-3 (L-IFT-3), el regulador plantea asignar hasta 80 MHz de la banda AWS, conocida así por su nombre en inglés, Advanced Wireless Services . Además, busca reordenar las licencias en la sub banda AWS-1 (1710-1755/2110-2155 MHz) en bloques contiguos a nivel nacional. El IFT plantea asignar bloques de 2×5 MHz dentro de las sub bandas AWS-1, AWS-3 y la extensión de esta última, manteniendo la intención de fomentar la contigüidad del espectro en todas las regiones del país.

Este artículo es el primero de dos sobre las reglas generales para la subasta anunciada por el IFT. Este primer análisis aborda el objetivo de adjudicar más espectro AWS, así como su posible reorganización. Se sugiere que estas metas están en función del interés de los operadores por participar en la subasta y la decisión del IFT sobre el tope de espectro. La segunda entrega abordará aspectos del diseño de la subasta combinatoria de reloj (CCA, por sus nombre en inglés, Combinatorial Clock Auction) que ha sido usada en subastas de espectro principalmente en Europa.

AWS: licitar y reordenar

Como consecuencia de la Licitación 21 (L-21) del 2010 se tienen concesionados 60 MHz de espectro en la banda AWS entre tres grupos: AT&T, gracias a la concentración con Nextel México, tiene 30 MHz a nivel nacional; Telcel tiene concesionados 20 o 30 MHz, dependiendo de la región y Telefónica 10 MHz en 6 de las 9 regiones.

La L-IFT-3 ofrece 80 MHz de espectro distribuido en tres sub bandas: 30 MHz en AWS-1 (1710-1755/2110-2155 MHz) que no se concesionaron en la L-21, 30 MHz en AWS-3 (1755-1770/2155-2170) y 20 MHz en la extensión de esta última (1770-1780/2170-2180 MHz).

Pero este proceso va más allá de la adjudicación de estas frecuencias, pues busca reacomodar un bloque de AWS-1 que está “fragmentado” entre dos operadores para tratar de organizar adjudicaciones contiguas a nivel nacional para los operadores que participen en la L-IFT-3.

Para el reacomodo, el bloque “D” juega un rol clave. Este es el rango de 1735-1740/2135-2140 MHz dentro de la sub banda AWS-1. Se encuentra concesionado a Telcel en las regiones 1,5 y 8, y a Telefónica en el resto. Como se observa en la siguiente figura, el bloque “D” es contiguo al segmento inferior de las asignaciones de Nextel (AT&T).

Foto: tenencia de espectro AWS, tomada del IFT.

En uno de varios escenarios posibles, si Telefónica adquiriera espectro en AWS-1, no podría tener una asignación contigua sin el reacomodo del bloque “D”. La propuesta del IFT para reorganizar esta sub banda es que Telcel y Telefónica acepten participar en la licitación incorporando a la oferta el bloque “D”. Las reglas de la subasta plantean garantizarles a estos concesionarios ganar un paquete de espectro más grande, pagando sólo por el espectro incremental adquirido en la licitación. Así mismo, una condición para participar es estar de acuerdo con el movimiento o reacomodo de las concesiones en AWS-1 para generar asignaciones contiguas.

Por lo tanto, para que la L-IFT-3 pueda reorganizar la tenencia de AWS-1, es necesaria la participación de Telefónica y Telcel, concesionarios del bloque “D”, y que estén de acuerdo con los términos para el reordenamiento. Para la subasta esto se traduce en disponibilidad de bloques ofertados.

Si Telcel y Telefónica participan bajo estos términos, la L-IFT-3 tendría entonces 9 bloques de 2×5 MHz para subastar o sólo 8 si se abstienen. Esto no implica que la licitación “pierda” espectro disponible, pues si los operadores que tienen el bloque “D” participan en el proceso, sólo pagarían un precio incremental, como lo establece el IFT. La siguiente figura ejemplifica a grandes rasgos la distribución de los bloques a licitar y el espacio para el “reacomodo” en AWS-1, así como la ubicación del bloque “D”, que si se integra a la licitación se convertiría en el bloque “A4”.

Además de los bloques “A” y “D” de AWS-1, la L-IFT-3 ofrece espectro en la sub banda AWS-3, que aloja tres bloques “G” y su extensión, que se compone por dos bloques “J”.

Está previsto que los bloques de mayor valor puedan ser los “A” de AWS-1, pues ya hay equipos en el mercado que operan en esta banda, compatible con la Banda 4 de LTE. En tanto, el IFT explica que una apreciación más baja del espectro de AWS-3 estaría relacionada con la falta de equipos para esta sub banda. Debe recordarse que Estados Unidos y Canadá subastaron espectro AWS-3 entre 2014 y 2015, por lo que se espera la fabricación de equipos compatibles próximamente. De acuerdo con el IFT, esto podría ocurrir en un plazo de entre 18 y 24 meses.

Topes de espectro

Los topes son un factor elemental para la subasta, pues condiciona algunas estrategias de los potenciales participantes. El IFT contempla dos opciones para los topes: 2×30 MHz o 2×40 MHz (un ancho de banda total de 60 y 80 MHz, respectivamente). Este límite aplicaría para cada operador tomando en cuenta la capacidad máxima que tiene asignada por región en toda la banda AWS. Ninguno de los participantes podría hacer propuestas económicas por una cantidad de espectro que le haga superar el tope.

En esta ocasión no se reserva un bloque o paquete de frecuencias para entrantes, por lo que se espera que los interesados “naturales” sean Telefónica, Telcel y  AT&T. De esta manera, los topes ofrecerán una noción sobre sus estrategias en la L-IFT-3, si es que deciden participar.

Por su diseño, la L-IFT-3 no permite ofertas individuales por bloque, sino “paquetes” de espectro que pueden incluir bloques en AWS-1 o AWS-3 y su extensión. Así mismo, los operadores no compiten por un rango  de frecuencias específico, sino por bloques “genéricos” de 2×5 MHz especificando en qué banda se ubican. Así, los conjuntos pueden contener al menos un bloque “A” o uno “G”, por ejemplo, mientras que las ofertas para el bloque “J”, la extensión de AWS-3, sólo se aceptan dos tipos de ofertas: por los dos bloques que la componen o por ninguno.

Como resultado, cada operador tendría un “menú” de combinaciones de paquetes por los que puede hacer ofertas económicas en cada ronda de la subasta. Aquí se vuelve relevante el papel de Telcel y Telefónica como concesionarios del bloque “D”, pues su participación permitiría 9 paquetes y, por lo tanto, más combinaciones.

Esto genera dos escenarios, de acuerdo al documento de referencia del IFT: el Escenario I, donde participan y se incorpora el bloque “D”, y el Escenario II, en el que no se incluye. A estos dos escenarios se les puede agregar una mayor complejidad dependiendo del tope de espectro que se elija, es decir, la cantidad de combinaciones en el “menú” de paquetes de espectro dependerá del tope de espectro y la participación de concesionarios del bloque “D” en la subasta.

Por ejemplo, si se define un tope de espectro de 2×40 MHz y se registra el Escenario I, se tendrían hasta 39 combinaciones de paquetes posibles, mientras que en un Escenario II se registran 32. (Nota: se incluyen paquetes de oferta por cero bloques. Para las combinaciones y sus restricciones, consultar el documento de referencia del IFT).

A continuación se grafica la cantidad de combinaciones de paquetes permitidos para cada operador por Escenario en función del tope de espectro.

En el gráfico se observa que independientemente del tope, Telcel y AT&T compartirían el mismo “menú” de combinaciones de paquetes permitidos en el Escenario II. Para estos dos operadores hay una mayor flexibilidad (disponibilidad de combinaciones) cuando el tope de espectro es más alto.

Independientemente del tope de espectro, Telefónica sería el operador con un “menú” de opciones más amplio. Si el IFT determinara un tope de 2×30 MHz, la diferencia absoluta de combinaciones permitidas entre este operador y sus competidores sería mayor tanto en el Escenario I como en el II, sin embargo, el Escenario I le permite más cantidad de combinaciones. (Nota: las cifras toman en cuenta ofertas de 0 paquetes. Para ver sus restricciones por operador, consultar el documento de referencia del IFT).

Para AT&T, un margen de límite de espectro más alto le da más opciones de combinaciones en la subasta.

Una vez definido el tope de espectro, Telefónica y Telcel deberán decidir si participarán en la subasta. Como se observa en el gráfico anterior, el tope en combinación con la participación de los concesionarios del bloque “D” tiene un efecto en las opciones de paquetes de espectro AWS a elegir y, por lo tanto, en los incentivos y estrategias del tercer operador, AT&T.

En suma, para la asignación (y reorganización) del espectro AWS de la L-IFT-3 serán importantes las decisiones en torno al tope de concentración de frecuencias y la respuesta de los concesionarios del bloque “D”. Así mismo, estos factores serán relevantes para el aspecto “estratégico” del proceso, pues influyen sobre los incentivos y las estrategias disponibles de los operadores que se inscriban en la subasta.

Comparte el artículo