Subasta 600 MHz: de la TV a las redes móviles

Comparte el artículo

El interés de los concesionarios de televisión abierta en Estados Unidos por “vender” sus licencias de espectro para reutilizarlas en servicios de telecomunicaciones superó las expectativas de la fase de identificación canales sujetos a despeje en la subasta de incentivos de la banda de 600 MHz.

En un anuncio público, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) informó que la respuesta de las empresas de televisión digital radiodifundida permite fijar un objetivo de 126 MHz a liberar en la banda de 600 MHz, es decir, alrededor de 21 canales de televisión. Esta es la máxima cifra alcanzable prevista por la FCC para esta fase.

Esta capacidad es la que se puede obtener mediante la subasta inversa por la que los radiodifusores competirán para obtener una compensación económica a cambio de la devolución del espectro. En esta fase del proceso, los concesionarios de televisión competirán en rondas que irán a la baja, es decir, el monto de las compensaciones va en descenso para balancear la oferta con la demanda.

Posteriormente, empresas como T-Mobile, AT&T, Verizon, Comcast y Dish participarán en una subasta ascendente por el espectro que las televisoras están dispuestas a devolver. La recaudación de este concurso deberá cubrir las compensaciones para los radiodifusores o la cantidad de espectro para la subasta de 600 MHz podría reducirse.

Originalmente la FCC preveía escenarios para liberar hasta 144 MHz (24 canales de televisión), pero esta marca se ajustó a la cifra de 126 MHz (21 canales) por problemas de coordinación con Canadá en zonas fronterizas. Algunas proyecciones en EUA estimaban que la cifra objetivo de espectro a despejar podía estar en un rango entre los 80 y 100 MHz (14 a 18 canales), por lo que de inicio este anuncio ha superado expectativas para esta fase.

Por lo pronto la subasta de la banda de 600 MHz podría poner a disposición de este mercado hasta 100 MHz adicionales divididos en 10 bloques de 10 MHz que estarían disponibles para su uso hacia 2020. Tomando en cuenta los cambios en la industria inalámbrica, la capacidad de esta banda llegará en un momento en el que puede reforzar las redes LTE (comercializadas como “4G”) o ser destinada a servicios innovadores de la siguiente generación móvil, IMT-2020 o “5G”.

En esta fase no se conoce públicamente el número de estaciones de televisión que participarán en la subasta inversa. Sin embargo, la cifra de espectro a despejar es indicativa del contraste que viven las operaciones de televisión abierta y las telecomunicaciones móviles. La planeación de esta subasta es un caso de una política pública que busca resolver cambios en la manera en la que se usa un recurso del Estado como el espectro utilizando un mecanismo generador de precios.

Aunque existen diversas proyecciones, se anticipa que entre AT&T, T-Mobile y Verizon presenten de manera agregada ofertas por al menos US $20 mil millones. Tomando en cuenta la participación de Comcast y Dish, las estimaciones de la recaudación final son variadas y van desde los US $33 mil millones (US $1.02 MHz-Pop) hasta los US $60 mil millones (US $1.85 MHz-Pop).

La divergencia en los valores parte de la encrucijada que enfrentará la banda de 600 MHz: aprovechar una de las últimas bandas bajo 1 GHz reutilizables dentro de este lustro para servicios móviles como los conocemos hoy, o usarla para impulsar nuevos servicios como Internet de las Cosas (IoT), o una mezcla que incorpore ambos componentes. Además, la recaudación en la subasta también puede estar condicionada por los gastos de los operadores para la modernización de la infraestructura de sus redes y por espectro en subastas recientes.

Para poder utilizar la banda de 600 MHz se requiere reacomodar las estaciones de televisión que sigan al aire luego de la subasta, proceso que podría extenderse hasta 2019 o incluso 2020, fechas en las que se tendrán anuncios más claros sobre la posibilidad de desplegar redes 5G.

Si la subasta marcha como se espera, los operadores podrán ofertar por 100 MHz adicionales en el mercado (10 bloques individuales de 10 MHz), pues 26 MHz de los despejados deberán usarse para bandas de guarda.

Si la ejecución de las subastas descendentes y ascendentes del concurso de la banda de 600 MHz obliga a reducir la cantidad de espectro disponible para telecomunicaciones, hay alternativas para entregar el espectro de manera eficiente todavía.

En el reporte “El segundo dividendo digital y la banda de 600 MHz en México”, Jentel y Telconomia analizaron diferentes escenarios de espectro que puede ser destinado a comunicaciones móviles en función al número de canales despejado y las necesidades de bandas de guarda. En este sentido, el escenario base de 126 MHz anunciado por la FCC representaría que al despejar 21 canales se aprovecharía el 79.4% del espectro liberado. Si la cantidad se reduce hasta 84 MHz (14 canales), se perderían 3 bloques o 30 MHz de la subasta, pero se estaría aprovechando el 83.3% del espectro obtenido por el segundo dividendo digital.

En los sectores de medios y telecomunicaciones está vigente el debate sobre el valor del espectro para la sociedad cuando se usa para servicios como la televisión que pueden ser sustituidos por otras plataformas audiovisuales y cuando se destina a telecomunicaciones inalámbricas que apuntan a convertirse en componentes vitales para las redes futuras. La subasta de la banda 600 MHz brindará evidencia sobre qué precios aceptará la industria de televisión para devolver este espectro y cuánto pagarán los operadores de telecomunicaciones para materializar este cambio.

Comparte el artículo