Preponderancia en 2016: puntaje y teléfonos descompuestos

Comparte el artículo

El año 2016 presenta la primera oportunidad para evaluar las medidas de competencia impuestas a Televisa y América Móvil en su carácter de agentes económicos preponderantes (AEP). Esta coyuntura tiene el potencial de entender mejor la implicación de la preponderancia como una figura reciente de competencia económica en las telecomunicaciones de México, pero también presenta el riesgo de distorsionar las implicaciones de este proceso si se elige jugar al “teléfono descompuesto”.

No existe evidencia que sugiera que la “etiqueta” de AEP será removida a finales de 2016 para Televisa o América Móvil, como han sugerido algunas versiones dentro de la industria. El decreto de la reforma constitucional de telecomunicaciones es claro: el AEP es aquel grupo que excede el 50% de participación en telecomunicaciones o radiodifusión. Como muestra el scorecardde preponderancia elaborado por Telconomia, en telecomunicaciones no se ha reducido esta participación y en radiodifusión no se tienen cambios trascendentales al no haber todavía un lanzamiento nacional de Cadena Tres, el nuevo entrante.

El IFT evaluará en 2016 el desempeño de las medidas de competencia solamente. Esta revisión la expuso el mismo regulador desde 2014 en las resoluciones de preponderancia en telecomunicaciones y radiodifusión e incluso la misma prensa del sector reportaba desde 2014 esta revisión. Esta evaluación concluirá alrededor de noviembre 2016 y la resolución correspondiente informará las medidas que se mantendrán para los AEP y, en su caso, cuáles se reforzarán, agregarán o eliminarán.

En este proceso no se resuelve el “fin” de la preponderancia ni cambios a los títulos de concesión de los AEP. Es importante resaltar esta diferencia para que en la industria se priorice la información para analizar el régimen de regulación actual sin interferencia de “ruido” acerca de otros procesos independientes.

Por ejemplo, el “fin de la preponderancia” como tal no sólo depende de tener participaciones de mercado sectoriales inferiores al 50%, sino de que el IFT debe analizar si existe “competencia efectiva”, como indicó el coordinador ejecutivo del IFT, Luis Fernando Peláez, en un taller reciente sobre preponderancia. Además, debido a que no hay una definición única de competencia efectiva, este análisis también llevaría tiempo y por lo tanto no es un resultado obtenible en el corto plazo.

En cuanto al título de concesión de Telmex, es la empresa la que tiene que iniciar este proceso. En caso de seguir siendo parte del AEP de telecomunicaciones puede solicitar cambios a su licencia pero deberá estar en cumplimiento por 18 meses ininterrumpidos de las medidas impuestas por el IFT. Esto incluye la desagregación del bucle local, medida para la que las ofertas de referencia se publicaron en diciembre 2015. Además, la empresa deberá estar en cumplimiento de las condiciones de sus títulos de concesión y las leyes del sector.

La “preponderancia” se introdujo en la reforma de telecomunicaciones para regular en el corto plazo a Televisa y América Móvil partiendo de métricas en la industria y un juicio distinto al de poder sustancial de mercado servicio por servicio. En 2016 se presenta, por lo tanto, la primera oportunidad para evaluar estas medidas no sólo desde el regulador, sino con análisis de los propios actores en la industria. Esta evaluación no se centra en mantener o quitar la “etiqueta” de los AEP, o si Telmex podrá dar televisión, sino la pertinencia de las medidas de 2014 para los próximos años en un mercado que muestra una variación clave: el crecimiento en la adopción de la banda ancha, sobre todo la móvil. 

Llevando el puntaje: telecomunicaciones

El juicio de preponderancia tomó en cuenta los indicadores del segundo trimestre de 2013. Al comparar estas métricas con la información más reciente publicada por el IFT (tercer trimestre 2015), se observa que hay casi 30% más suscripciones en el sector de las telecomunicaciones. Los datos móviles y la televisión restringida muestran el mayor crecimiento en suscripciones, mientras que los servicios de paging y trunking cayeron. 

América Móvil como AEP en este sector perdió participación de mercado en tres segmentos: telefonía fija, móvil y datos fijos. En banda ancha móvil aumentó su participación de mercado en 9% entre 2013 y 2015.

Este mismo grupo perdió suscripciones entre el 2T 2013 y el 3T 2015 en sus servicios fijos, pero ganó en las móviles, notablemente en banda ancha móvil en donde registró una variación positiva en abonados en un orden del 355%.

En este periodo de 27 meses, América Móvil muestra un incremento de suscripciones totales de alrededor del 30%, pero al ser la mayoría de banda ancha móvil no se puede hablar que sean necesariamente suscriptores nuevos, sino líneas móviles que ahora cuentan con telefonía y datos en lugar del servicio único de voz. Esto ocurre por una tendencia de actualización en el segmento móvil del mercado.

Esta actualización es congruente con la información disponible, pues si bien el crecimiento en suscripciones es de un 30% entre el 2T 2013 y el 3T 2015, la variación de América Móvil en cuanto a su participación de mercado en el sector de telecomunicaciones creció sólo un 0.3%, efecto que a su vez está mediado por la reducción del peso de trunking y paging como servicios. 

Uno de los temas de la revisión 2016 de las medidas de preponderancia emerge de estas cifras preliminares: el avance de la banda ancha con un comportamiento dinámico. Esta primera evaluación de las medidas aplicadas a los AEP abre la puerta para analizar si estas reglas son adecuadas para los cambios en el entorno competitivo de las telecomunicaciones en donde la penetración de acceso a Internet se estima que aumente.

Es inevitable convivir con especulaciones cuando se anuncian procesos de este alcance. Lo importante será, después de todo, distinguir las señales que se comportan como “ruido” de las que aportarán información para el análisis de esta primera revisión de las medidas a los AEP en un momento en el que las telecomunicaciones se volverán un sector más dinámico y complejo.

Comparte el artículo