Opinión | Licitación 2.5 GHz: precios e incentivos

Comparte el artículo

La licitación de la banda de 2.5 GHz de 2018 puede marcar el fin del largo proceso para destinarla a servicios de banda ancha móvil en México.

Nota: la columna fue publicada originalmente por el autor en Consumo TIC

El año pasado el regulador aprobó que Telcel, de América Móvil, utilice el espectro 2.5 GHz concesionado a MVS (60 MHz), lo que permitirá tener una comparativa entre el precio de las licencias de espectro de esa autorización y la nueva licitación.

Existen algunos factores que se excluyen en este artículo para reducir “ruido” en la comparación. En el caso de Telcel, no se contempla el monto que haya pagado a MVS por acceder a las concesiones de espectro. En cuanto a los ganadores de la licitación 2.5 GHz, no se consideran gastos para cubrir las obligaciones de cobertura con red propia o la de un tercero, pues esto dependerá de los resultados de la licitación.

El valor de una concesión de espectro en una licitación en México se integra a partir de dos componentes: “guante” (precio de subasta) y los derechos, que es una cantidad que se paga anualmente por el uso del espectro en el país (o regiones en específico) y que es fijada por el poder legislativo en la Ley Federal de Derechos.

El valor de los derechos (calculado a valor presente neto) representa la mayor parte del valor de la licencia, en promedio más del 83 por ciento en las licitaciones mexicanas de la última década.

En el caso de Telcel, el acuerdo P/IFT/140617/335 del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) estableció que el operador pagará dos componentes por el uso de los 60 MHz de la banda 2.5 GHz.

El primero es la contraprestación para dar servicios adicionales mediante los títulos de concesión que tenía MVS, que originalmente eran de televisión restringida.

El segundo resulta del pago de derechos por el resto de la duración de la concesión, tomando en cuenta que ahora se pagará por usar este espectro para servicios inalámbricos y no televisión de paga.

Como resultado, el IFT determinó un precio MHz por habitante (MHz-Pop) en la resolución mencionada y, como complemento, Telconomía realizó un cálculo adicional basado en capacidad, cobertura y duración de las concesiones para determinar un rango de precio en el que, proponemos, se encuentra el valor de la autorización 2.5 GHz a Telcel.

En este gráfico comparamos la “zona” del precio de dicha autorización con el precio de salida de un bloque de espectro 2.5 GHz para la licitación en 2018 en México y otros casos internacionales disponibles en la base de datos de espectro de Telconomía:

Comparte el artículo