Opinión | INMECOB: la ‘reforma laboral’ (recorte) de los reguladores de competencia económica

Comparte el artículo

La iniciativa presentada por el Dr. Ricardo Monreal Ávila, Senador y coordinador de Morena en esa Cámara, para crear el Instituto Nacional de Mercados y Competencia para el Bienestar (INMECOB) implica una “reforma laboral” de los reguladores de competencia económica (IFT, COFECE y CRE) más que una reforma técnica del Estado regulador. El mecanismo esencial del INMECOB para obtener ahorros es eliminar plazas laborales de una institución que tendría que suplir a tres.

La propuesta (congelada) es más política que técnica y se enmarca en el conflicto entre la política de austeridad del Ejecutivo federal y funcionarios de alto nivel en instancias como el poder Judicial o los órganos constitucionalmente autónomos, a quienes se les busca reducir (por lo menos) los salarios.

Nota: la columna fue publicada originalmente por el autor en Consumo TIC

El INMECOB parece ser la continuación de ese conflicto por otros medios. La aprobación o rechazo del INMECOB (si se retoma) sería un proceso político más que técnico o deliberativo sujeto a que Morena obtenga una mayoría calificada para reformar la constitución.

Para la coalición de legisladores y especialistas que esté (estemos) a favor de la continuidad del IFT, la COFECE y la CRE, propongo lo siguiente: encuadrar más la conversación en lo político y menos en lo “técnico” de la iniciativa, que consiste esencialmente en despidos.

Los legisladores de oposición serán clave en este proceso, que deberán decidir si negociarán la reforma de telecomunicaciones de 2013 que impulsaron sus partidos en el “Pacto por México”.

En sus redes sociales, el Senador Monreal ha recomendado leer al economista Thomas Piketty, quien menciona en “El Capital en el Siglo XXI” que un gobierno que busca ser austero en extremo o por mucho tiempo puede generar efectos adversos en el crecimiento económico y la distribución del ingreso nacional.

La austeridad no debe ser un criterio plano y las políticas públicas no siempre se evalúan en función de su precio (se pondera con el beneficio social). La iniciativa presentada por el coordinador de los Senadores de Morena se enfoca en recortar el ramo de “servicios personales” que está directamente asociado a los costos de las plazas laborales.

La iniciativa establece que en 2020 el costo total de la operación de los tres reguladores (IFT, COFECE y CRE) será de 2 mil 375.5 millones (67 por ciento de servicios personales) y calcula que el INMECOB necesitaría mil 875.4 millones (63 por ciento de servicios personales).

El presupuesto del INMECOB requeriría una proporción similar a la que ya destina hoy el IFT a servicios personales (61 por ciento). El INMECOB obtendría un ahorro neto de 500 millones de pesos al año, o del 21 por ciento con respecto al presupuesto 2020 del IFT, la COFECE y la CRE juntos.

Ese ahorro podría ser mayor, pero la iniciativa menciona que se necesitaría una inversión de 34.7 millones de pesos para adecuar la nueva institución. Es decir, del ahorro bruto anual de 534.7 millones proveniente de recortes a plazas, materiales y otros servicios se tendría que destinar el 6.0 por ciento a nuevas inversiones para el INMECOB.

El 74 por ciento del ahorro bruto total del INMECOB se obtendría del recorte propuesto a gastos en “servicios personales”, estimado en 397.9 millones. La eliminación del 21 por ciento de las plazas concentradas en el IFT, la COFECE y la CRE es el componente más pesado de la propuesta del INMECOB, pues garantizaría casi tres cuartas partes del ahorro bruto prometido. Sin embargo, el INMECOB obtendría ahorros por desocupar personal y no por pagar sustancialmente menos a los funcionarios.

La iniciativa muestra que en 2020 se requerían anualmente mil 586.6 millones en servicios profesionales para 2 mil 58 plazas en el IFT, la COFECE y la CRE (770 mil 939 pesos por plaza) y el INMECOB necesitaría mil 188.7 millones para mil 618 plazas (734 mil 654 por plaza).

Comparte el artículo