Opinión | AT&T-Time Warner y Televisa

Comparte el artículo

La propuesta de AT&T y Time Warner (TW) para fusionarse entró en una fase de decisiones regulatorias en varios países. Estas deliberaciones ponen en el centro el alcance que tendrá ahora el operador norteamericano en materia de contenidos.

Nota: la columna fue publicada originalmente por el autor en Consumo TIC

La decisión más importante para AT&T será la que ocurra en Estados Unidos (EUA), su mercado principal. Sin embargo, la adquisición de DirecTV no sólo posicionó a AT&T en el mercado de televisión restringida de EUA, sino que también le dio entrada a mercados de América Latina en donde se revisa la operación AT&T-TW.

La situación de AT&T en México es particular, pues tiene participación en el mercado de televisión restringida, pero a través de una sociedad con Televisa en Sky México, en donde DirecTV controla un 41.3 por ciento del consorcio. Sky, a su vez, es controlada por Grupo Televisa, declarado como agente con poder sustancial de mercado en televisión de paga, segmento en el que podría enfrentar nueva regulación.

En Brasil, donde se rechazó la fusión, no tiene esta misma posición. De acuerdo con ANATEL, en este país AT&T/DirecTV concentraba el 28 por ciento de las suscripciones en febrero de 2017. En EUA tampoco tiene una posición de dominante, ya que DirecTV por sí solo tenía el 21 por ciento de las suscripciones al finalizar 2016 (se espera que la mantenga en 2017).

Además, tomando en cuenta la operación de IPTV de AT&T (U-Verse), tendría el 30.2 por ciento de las suscripciones que concentran los seis grandes proveedores de televisión restringida en EUA al cierre de 2016.

En México, el 37 por ciento de las suscripciones de televisión de paga corresponden a Sky (con su brazo de cable, Grupo Televisa supera el 50 por ciento), por lo que en México los beneficios de AT&T-TW favorecerían a una plataforma que tiene más de un tercio de los accesos, atrayendo naturalmente la atención del regulador mexicano.

Las redes de las que dispone AT&T en cada mercado también presentan algunas variaciones importantes. EUA es el caso de mayor integración en donde AT&T provee servicios a través de red fija y móvil, agregando a esto televisión satelital (DTH) con DirecTV.

En Brasil, AT&T participa sólo en servicios fijos con Sky (DTH y banda ancha residencial).

En México, AT&T ofrece servicios mediante su red móvil e indirectamente participa en el principal proveedor de televisión de paga con Sky, pero no tiene una marca propia como U-Verse. Televisa aparece como un factor específico en el caso mexicano por ser una red complementaria, aunque podría estar sujeta a nueva regulación de competencia.

El mismo Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) anticipa en su comunicado sobre la aprobación con condiciones de la fusión que AT&T puede mejorar su posición de manera directa e indirecta en México con AT&T-TW.

Comparte el artículo