Opinión | Agentes económicos preponderantes y las audiencias

Comparte el artículo

La Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales 2018 (ENCCA) del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) estima que, a nivel nacional, 58.8 millones de personas consumían algún contenido o plataforma de los agentes económicos preponderantes de radiodifusión y telecomunicaciones (desde el Canal de las Estrellas hasta Claro Video).

Nota: la columna fue publicada originalmente por el autor en Consumo TIC

Esa proporción equivale al 53 por ciento de la población nacional o al 61 por ciento de la “población-audiencia” que ve televisión o contenidos audiovisuales por Internet. Esta última es la población de interés de la ENCCA y ronda los 95.6 millones de personas.

Así, la encuesta estima que, independientemente de su equipamiento, 78 por ciento de la población-audiencia (74.8 millones) ve televisión abierta, 37 por ciento (35 millones) televisión restringida y 53 por ciento (50.6 millones) contenidos por Internet.

La televisión abierta se mantiene como la plataforma con más penetración. Aunque las generaciones más jóvenes no la han abandonado, tiene menos penetración en esa parte de la audiencia. Las generaciones de la X a la Z reportan menos penetración de este medio que las generaciones mayores con Internet como su segunda plataforma.

Hay paridad entre lo que cada generación aporta a la población-audiencia y a la audiencia de televisión abierta, pero las generaciones más jóvenes están sobrerrepresentadas como consumidores audiovisuales en Internet. Por ejemplo, los millennials o generación Y son un 27 por ciento de la población-audiencia (26 de los 95.6 millones) y abarcan el 26 por ciento de esa población que ve televisión abierta y el 31 por ciento de los que ve contenido por Internet. Es decir, su participación en la audiencia de Internet es superior a lo que aportan a la población-audiencia nacional.

Es en el uso de Internet en el que se observan las desviaciones más agudas con respecto a lo que cada generación aporta a la población-audiencia. Por ejemplo, la generación Z y los Baby Boomers son el 36 por ciento y 14 por ciento de la población-audiencia, respectivamente, pero la primera aporta el 48 por ciento de la audiencia de Internet y la segunda el 6.0 por ciento. Estas diferencias encuentran eco en el consumo de programación o plataformas de los Agentes Económicos Preponderantes (AEP), Televisa y América Móvil.

Comparte el artículo