Análisis: resultados de la subasta 5G en España

[vc_row][vc_column width=”2/3″]

Comparte el artículo

L as subastas de espectro para 5G continuaron durante el verano en Europa y en España finalizó en junio un proceso que adjudicó 200 MHz en el rango 3.4-3.8 GHz. Esta banda es una de las prioritarias en el panorama de subastas del continente con el propósito de impulsar despliegues de redes 5G hacia 2020 junto con las bandas de 700 MHz y 26 GHz.

En este concurso participaron los cuatro operadores de red móvil nacionales, pero solo tres obtuvieron nuevos bloques de espectro (Telefónica, Orange y Vodafone). De ellos, solamente Vodafone llegó a la licitación sin haber adquirido previamente licencias dentro del segmento 3.4-3.8 GHz y resultó el ganador de casi de la mitad de las licencias, por las cuales pagará el 45% de la recaudación del concurso.

Telefónica ya tenía 40 MHz dentro de la banda 3.4-3.8 GHz derivada de la compra del proveedor de Internet Iberbanda y Orange adquirió 40 MHz dentro del mismo rango en una licitación de espectro en 2016.

Por su parte, Grupo MÁSMOVIL se fue sin espectro de la subasta, pero adquirió durante este año espectro 3.4-3.6 GHz con dos movimientos: en junio adquirió Neutra Networks y en julio adquirió espectro del proveedor de Internet Eurona. En total la empresa reportó un costo de €45.5 millones (US $53 millones) de estas transacciones, una cifra inferior a lo que pagaron los participantes por el espectro de la subasta 5G.

De esta manera, Telefónica, Orange y MÁSMOVIL llegaron a la fase de rondas con menos presión para competir por los bloques, dado que estos recursos de espectro adquiridos anteriormente les proveen capacidad para el salto hacia 5G.

La subasta inició el 12 de julio y terminó el 25 de julio de 2018 tras 34 ronda. La recaudación total estimada por el Ministerio de Economía y Empresa será de €1,410.6 millones (US $1,646 millones), de la cual Vodafone pagará el 45% aproximadamente. Las licencias se otorgaron por 20 años y se tenía para el concurso un tope de acumulación de espectro de 120 MHz para el rango 3.4-3.8 GHz que ningún concesionario alcanzó.

El valor definitivo de las licencias se compone del precio de subasta repartido en 20 pagos, interés y la tasa de reserva por el espectro establecida en la normativa española. Las bases de la licitación permiten que los operadores paguen por el “enganche” del espectro (determinado por el precio de subasta) en pagos anuales a los que hay un interés asociado, obligación que representa tan solo el 38.4% de las licencias.

De esta manera, el precio del “enganche” del espectro (precio de subasta más su interés para 20 años) es de aproximadamente €542.14 millones (US $632.6 millones) y los pagos por la tasa de reserva del espectro agregan €868.5 millones (US $1,013.6 millones) que resultan en un precio de referencia de las licencias 5G de €1,410.6 millones (US $1,646 millones).

Esta recaudación implica que el precio final de las licencias en su conjunto fue 338% superior al de salida establecido por el Gobierno español. El Ministerio de Economía y Empresa ofreció 40 bloques de 5 MHz cada uno con un precio de salida de €2,5 millones (US $2.9 millones). El precio de subasta el precio final por cada uno varió entre los €9.6 y €12.7 millones (US $11.2 y $14.8 millones, respectivamente). En otras palabras, los bloques más costosos vieron un aumento de 408% con respecto al precio de salida por uno de 284% en el caso de los bloques menos costosos.

Para este concurso, Telconomía estima que el precio MHz por habitante (precio MHz-pop) de esta subasta fue de €0.15 MHz-Pop (US $0.18 MHz-Pop). De acuerdo con la base de datos de espectro de Telconomía, este nivel es inferior a algunas subastas previas en España, pero es comparativamente más costosa que otras subastas 5G, como la de Reino Unido que se analizó previamente.

Telconomía estima que, por separado, el precio de subasta equivale en solitario a un valor de €0.06 MHz-Pop (US $0.07 aproximadamente). Sin embargo, en España es necesario considerar la tasa de reserva por el espectro para estimar el valor definitivo de cada licencia.

Como se puede observar, esta subasta ha sido costosa comparada con otras llevadas a cabo en Europa para la banda 3.4-3.8 GHz, pero al compararla con otras subastas del continente relacionadas a espectro de bandas más bajas como 800 y 700 MHz, se ubica en un escalón menor. En esta subasta se incluyeron precios bajos de salida del espectro y la opción a distribuir en varios pagos el precio de la subasta como mecanismos para compensar en parte el costo de la obligación de la tasa de reserva del espect, que es casi el 62% del precio total de las licencias en su conjunto.

El rango 3.4-3.8 GHz es una de las bandas que puede quedar armonizada de manera prácticamente global y servir como un recurso base de espectro para los despliegues 5G. La organización de la industria 5G Americas ha promovido, por ejemplo, la noción de un “rango de sintonización” para bandas de frecuencia como el segmento 3.3-4.2 GHz. El beneficio de esta noción es que se puedan generar equipos configurables para operar en sub bandas más específicas dentro de un rango más amplio, como 3.3-3.8 GHz.

Próximamente se esperan más subastas en Europa que incluyan bloques 3.3-3.8 GHz, pero también se están preparando procesos para subastar lotes de las bandas 700 MHz y 26 GHz en países como Francia, Italia, Reino Unido, Alemania, Finlandia y Suecia que serán también subastas 5G. Aunque estos movimientos se producen dentro de la dinámica regional, algunos de ellos podrían tener efectos en América Latina en aspectos como políticas de tasación de nuevo espectro, mecanismos para licitaciones, identificación de nuevo espectro y adecuación en las estrategias de inversión de empresas trasnacionales como Telefónica.

Comparte el artículo

[/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_widget_sidebar sidebar_id=”ups-sidebar-barraizquierdaarticulos”][/vc_column][/vc_row]