Análisis | Resultados de la Licitación IFT-10 en México

Comparte el artículo

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) anunció en octubre de 2021 los resultados de la fase de subasta de la Licitación IFT-10 que asignó bloques regionales de las bandas de 800 MHz y 2.5 GHz entre AT&T y Telcel, los únicos dos participantes. La mayoría de la capacidad ofrecida en la licitación quedó desierta y los ganadores consiguieron el espectro al precio base, ya que no compitieron entre sí por los bloques de espectro.

La Licitación IFT-10 fue fundamentalmente una “subasta de sobras”: se ofreció un bloque nacional disponible en la banda AWS-3 que quedó desierto en la Licitación IFT-3 (2016), además de bloques regionales de las bandas de 800 MHz y 2.5 GHz. También se ofreció un bloque nacional de la banda de 1.9 GHz extendida (1910 – 1915 MHz / 1999 – 1995 MHz).

El concurso asignó la capacidad de la banda de 2.5 GHz disponible y parte de la de 800 MHz. Telcel obtuvo las porciones del rango 2500 – 2530 MHz / 2620 – 2650 MHz que estaban disponibles en varias áreas básicas de servicio (ABS, la subdivisión de las regiones celulares o PCS en las que se divide el territorio mexicano). Toda la capacidad disponible de la banda de 2.5 GHz se agrupó en un lote denominado “Bloque C1”. Esta capacidad complementa el espectro que Telcel adquirió de MVS y Ultravisión.

AT&T recuperó parte del espectro de la banda de 800 MHz al que había renunciado parcialmente en 2019. Obtuvo el “Bloque A1”, que agrupó en un lote la capacidad disponible por ABS de las regiones 1-4 (norte del país) en el rango 814 – 824 MHz / 859 – 859 MHz. Adicionalmente obtuvo el bloque A9.01 de 20 MHz, con cobertura en la Zona Metropolitana del Valle de México. Quedaron desiertos el resto de los bloques de 20 MHz ofrecidos por ABS en las regiones 5 – 9.

Resumen de lotes de espectro para la Licitación IFT-10. Fuente: IFT.

Al ponderar poblacionalmente la capacidad radioeléctrica se estima que se ofreció solamente el 28.2% de la oferta de espectro. Las licencias tendrán una vigencia de 20 años y aunque los precios de subasta son relativamente bajos al ajustarlos por capacidad y población (precios MHz-Pop), la mayoría del precio del espectro proviene de la estimación del valor presente de los pagos anuales por derechos de uso del espectro, que representan el mayor componente del costo total de la titularidad del espectro en México. Los valores que se exponen en este análisis representan el precio de subasta (contraprestación) más el valor presente de los derechos por la duración de la licencia, calculado con las cantidades vigentes en la Ley Federal de Derechos (LFD).

Al ajustar los precios del espectro por capacidad y población (MHz-Pop) se infiere que AT&T pagó US$ 0.35 MHz-Pop por el bloque A9.01 (20 MHz en la zona del valle de México) y US$ 0.49 MHz-Pop, considerando el tipo de cambio de la fecha de la fase de subasta. Los precios son altos considerando otras subastas de espectro de América Latina para la licitación de bandas sub 1 GHz. Telcel pagará US$ 0.13 MHz-Pop por el lote de frecuencias 2.5 GHz, un nivel nominalmente más alto que lo observado en la Licitación IFT-7 de 2018 (2.5 GHz).

Para los bloques de las bandas de 800 MHz (solo en regiones 5 a 9) y 2.5 GHz se incluyeron obligaciones de cobertura que consiste en llevar servicio inalámbrico 4G o superior a diferentes localidades que carecen de cobertura celular actualmente (localidades diferentes en función de los lotes) utilizando cualquier banda de espectro y con infraestructura propia o de terceros. Para la banda de 2.5 GHz se exige prestar servicios utilizando redes que aprovechen esa banda de espectro en al menos 3 de 6 zonas metropolitanas (Aguascalientes, Tijuana, La Laguna, Guadalajara y Monterrey). En el caso de la banda de 2.5 GHz también se exige que el ganador preste servicios inalámbricos en 2 tramos carreteros de una lista de vialidades determinada por el IFT con cualquier banda y con infraestructura propia o de terceros. Estas obligaciones deben cumplirse en un plazo de 2 años a partir de la entrega de los títulos de concesión.

En México no existe un límite de acumulación espectro “duro” y el IFT determinó topes flexibles para esta licitación. Se determinó un tope de 26.5% de tenencia del espectro para un primer concurso y 30% para un segundo concurso basado en la siguiente distribución calculada por el IFT:

Aunque el IFT incluyó incentivos para nuevos competidores (descuento sobre la contraprestación económica), no se registraron agentes de este tipo.

Los precios base de los bloques fueron los siguientes:

  • Bloque A1: MXN$ 374 millones.
  • Bloque A9.01: MXN$ 706.85 millones.
  • Bloque C1: MXN$ 270 millones.

Esas cantidades corresponden únicamente al “precio de subasta” o “guante” y no incluyen los cobros anuales por derecho de uso del espectro que se utilizaron para calcular el valor total del espectro en este análisis.

Comparte el artículo