“Tasa cero” y la renovación de la oferta móvil

Comparte el artículo

L a más reciente disputa por interconexión en México debe situarse en un nuevo contexto: los datos se convertirán en el principal servicio de las redes móviles y permitirán al usuario diferenciar entre planes lanzados al mercado. Pero si la canasta de datos es cada vez más relevante en términos comerciales, ¿por qué siguen siendo relevante las tarifas de interconexión de voz y mensajes cortos de texto (SMS)?

Como parte del proceso de reforma de telecomunicaciones, el Congreso mexicano estableció en el artículo 131 de la Ley Federal de Telecomunicaciones (LFTR) una asimetría para regular al agente económico preponderante (AEP) de telecomunicaciones, América Móvil, en términos de interconexión. Esta medida es el núcleo de un desencuentro que ha llegado a los tribunales y que en 2017 podría resolverse.

El artículo indica que el AEP de telecomunicaciones no cobrará a sus competidores por el tráfico móvil o fijo que termine en sus redes (voz y SMS), pero este sí pagará cuando utilice estos servicios de interconexión. América Móvil promovió una serie de amparos sobre interconexión (incluyendo esta medida asimétrica) y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) los revisará próximamente. Independientemente de las razones a favor o en contra de la “tasa cero”, hay dos implicaciones clave de esta medida en un contexto definido cada vez más por la oferta de planes definidos por datos.

La primera es que una resolución que elimine la “tasa cero” podría exigir que los competidores compensen al AEP por años pasados, con lo que se comprometerían recursos para completar el pago. La segunda es que los operadores han incluido la voz y los SMS como “ilimitados” en planes definidos por datos, por lo que eliminar la “tasa cero” erosionaría un ahorro operativo, resultando en más costos para los competidores del AEP dado que el consumo de minutos se ha incrementado bajo las nuevas ofertas comerciales.

Las tarifas de terminación se negocian libremente entre operadores, pero el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) expide cada año acuerdos de tarifas que se usarán en casos de desacuerdos. Estas son tarifas que exclusivamente cobran los proveedores no dominantes (Telefónica, AT&T) por terminación de minutos “el que llama paga”, tráfico SMS y tráfico local fijo. Dichos datos funcionan como la referencia base del nivel tarifario en dichos servicios de interconexión, pero para estimar el tamaño del ahorro de la “tasa cero” es preciso conocer datos de tráfico.

En el mercado móvil mexicano es complicado aproximar el efecto de la “tasa cero” utilizando la información publicada por todos los operadores y el IFT. Esto ocurre porque no todos los concesionarios desglosan el tráfico de minutos, además de que en sus resultados financieros reconocen que hay múltiples factores que afectan el rendimiento de la empresa en un periodo determinado, es decir, la interconexión no es el único costo con el que operan.

Aproximación financiera

Telefónica brinda información con la que se puede hacer una primera aproximación desde la perspectiva financiera y operativa del operador. De acuerdo con este concesionario, los resultados del 4T15 son los primeros que reflejan una comparativa interanual homogénea con respecto al cambio en interconexión de la “tasa cero”. En otras palabas, los periodos enero-septiembre de 2014 y 2015 pueden compararse para contrastar resultados de Telefónica en México con y sin la “tasa cero” (sobre todo enero-junio, pues la asimetría entró en vigor a partir de agosto 2014), pero como se verá más adelante, el efecto no se puede aislar en su totalidad, pues la estructura de costos es afectada por otros factores que no son desglosados.

Para los meses enero-septiembre de 2014 y 2015 se encontró que la variación del OIBDA se explicó mejor en función de la variación (aumento) de los ingresos totales de Telefónica México, no con la variación (reducción) de los costos.

 

Los incrementos al ingreso bruto de Telefónica México coincidieron con niveles más altos del OIBDA, pero no siempre los periodos de menores gastos operativos concurrieron con valores más altos de OIBDA.

Aunque esta muestra está centrada en periodos con y sin “tasa cero”, el número de casos es muy reducido como para generar conclusiones entre ingresos, gastos y los márgenes de este operador.

Financieramente es evidente que el OIBDA ha mantenido niveles absolutos más altos a partir de los periodos en donde aplica la “tasa cero”, pero estos datos no muestran el efecto aislado de esta medida asimétrica, además de que este comportamiento no está afectado sólo por alteraciones en la estructura de costos, sino en la ampliación de los ingresos del operador.

Comparando enero-septiembre de 2015 contra 2014 se observa que el margen OIBDA creció en 9.2, 5.7 y 4.9 puntos porcentuales (1T, 2T y 3T, respectivamente), pero dicho margen también creció entre 4T15 y 4T14. Esto implica que, aunque Telefónica sí obtuvo mejores márgenes en periodos sin “tasa cero”, también ha logrado mejorar sus resultados financieros comparando periodos en donde esta medida ya estaba en vigor.

Como bien indica el operador en sus resultados, la interconexión no es el único costo y de hecho los ahorros obtenidos por la “tasa cero” han sido compensados con otros gastos que influyen en el resultado económico-financiero de cada periodo, aunque estos no se detallan como para dimensionar el efecto en solitario de la asimetría.

Algunos de los costos que describe Telefónica son gastos comerciales, inversiones, costos de adquisición de clientes, mejora de los canales comerciales y variaciones en el tipo de cambio. Además, hay otros factores que influyen en periodos donde se redujeron los costos, como planes de eficiencia implementados por la empresa para cortar gastos.

En suma, el análisis de los márgenes de Telefónica es consistente con la versión de que la “tasa cero” ha permitido reducir costos, pero este no es el único gasto de los operadores. La información publicada por el operador no permite establecer la magnitud aislada del ahorro de la “tasa cero”, pues el nivel de los gastos se presenta sin un desglose de la estructura de costos que permita establecer el efecto individual de la regulación asimétrica en terminación de voz y SMS.

Aproximación operativa

Operativamente, Telefónica sí reporta el tráfico de minutos, pero sin establecer diferencia entre tráfico de entrada/salida, off-net/on-net. El tráfico reportado indica que la entrada en vigor de la “tasa cero” no se tradujo en un aumento automático de minutos entre el 2T14 y 3T14. De hecho, entre el 4T14 y 1T15 se observó una caída en el tráfico de minutos, por lo que la implementación de la “tasa cero” no implicó alzas automáticas y sostenidas de minutos trimestre a trimestre.

En la comparativa interanual de periodos con y sin “tasa cero”, se observó que el tráfico de datos mantuvo mayores tasas de crecimiento que el de voz. Comparando el tráfico de Telefónica de enero a septiembre de 2015 contra 2014 se observó que el tráfico de minutos creció en 17.6% y el de datos en 59.8%. Sin embargo, esta información no detalla la cantidad de minutos de salida off-net que son en los que Telefónica obtendría el ahorro derivado de la “tasa cero”.

En otras palabras, la entrada de la “tasa cero” no se tradujo inmediatamente en un incremento notorio del tráfico de voz. Esto ocurrió, de hecho, en periodos posteriores.

Los registros de minutos de salida mensuales registrados por el IFT en el Banco de Información de Telecomunicaciones indican que los minutos móviles de salida desde líneas de los operadores móviles no se incrementaron inmediatamente con la entrada en vigor de la “tasa cero” de interconexión, en agosto de 2014. Esto es consistente con lo observado en los resultados de Telefónica.

La información del IFT permite observar específicamente los minutos de salida de cada operador a lo largo de los periodos del análisis, aunque no especifica si el tráfico que se mide es on-net/off-net, por lo que esta información permite ampliar la aproximación, pero no es suficiente como para conocer la magnitud del ahorro producido por la “tasa cero” en cada operador.

Entre julio y agosto de 2014 los minutos totales de salida a nivel nacional se incrementaron sólo en un 3% y entre julio y septiembre de ese mismo año de hecho cayeron en un -0.13%. Entre 2013 y 2015 la cantidad de minutos de salida reportados se mantuvo relativamente estable, con un promedio de 11,882 millones de minutos al mes y una desviación estándar de 475.9 millones de minutos (4% del promedio).

A partir del 1T16 inició un incremento general de los minutos de salida a nivel nacional. Para 2016 el promedio de minutos se incrementó a 18,517 millones al mes, es decir, un valor 55% mayor al registrado para el periodo 2013-2015. En términos agregados no se puede concluir que la entrada en vigor de la tarifa cero de interconexión haya incrementado inmediatamente la demanda de minutos de salida, pues fue a partir del 1T16 cuando se observa el incremento a nivel nacional y en general un promedio de minutos por mes más alto.

Si se divide el número de minutos de salida por operador entre su base de suscriptores se mantiene la consistencia en el incremento de minutos de salida a partir del 1T16. A nivel nacional se puede observar gráficamente que el número de minutos por línea también se incrementó a partir del 1T16.

El periodo 2013-2015 es también fue estable analizado los minutos de salida por suscripción. A nivel nacional se registraron para esa fase 114.7 minutos por línea al mes con una desviación estándar de 4.5 minutos (4% del promedio). Para 2016 el promedio pasó a 169.4 minutos por línea mensual. Así, el promedio de 2016 es 47% mayor que el de 2013-2015, un periodo estable en las tarifas.

Por otro lado, el gráfico de minutos por suscripción indica que los competidores de Telcel han registrado un comportamiento diferenciado en tráfico de salida. Aunque en teoría la tarifa cero de interconexión permitiría realizar más llamadas a los usuarios de los operadores no preponderantes, AT&T ha sido el competidor que ha incrementado su cantidad de minutos por línea. A partir de enero 2015 (antes de cerrar la adquisición de Nextel México) comenzó a incrementarse este indicador, mientras que Telefónica incrementó el consumo de minutos de salida por suscripción a partir de enero 2014, pero este cayó a partir de enero 2016.

En otras palabras, aunque AT&T y Telefónica en el papel son “beneficiaros” de la tasa cero de interconexión, su entrada en vigor no se ha traducido en un mismo comportamiento medido a través de los minutos de salida, indicador que representaría un gasto para los operadores. Telcel, a pesar de que debe pagar por terminación de tráfico, también ha visto un aumento en los minutos de salida.

Debido a que las estadísticas del IFT no permiten conocer hacia qué red salieron los minutos móviles de salida, de ellas es difícil inferir el ahorro resultante para AT&T y Telefónica. Aunque se pueden hacer aproximaciones probabilísticas de tráfico con base en datos de años anteriores, estos corresponden a un momento distinto del mercado en el que la voz era el servicio principal. Con la orientación a planes de datos y el fomento a planes de voz “ilimitada”, el balance o al menos los incentivos son distintos, por lo que las premisas de periodos previos podrían no estar vigentes en esta etapa.

Para conocer con más claridad el ahorro operativo es importante que se transparente el tráfico de salida que va de los competidores al preponderante, pues aunque se conocen las tarifas de interconexión en el mercado, el tráfico sujeto a la “tasa cero” no ha sido claramente establecido en el debate de esta regla asimétrica y ha quedado sujeto a estimaciones solamente.

Hipótesis alternativa: el rol de la renovación de la oferta

La información publicada por los operadores y el IFT no es suficiente para aislar el efecto de la “tasa cero” en el mercado mexicano, pero sí permite observar dos implicaciones estratégicas:

  • La medida actúa como un ahorro operativo para los competidores del AEP de telecomunicaciones.
  • El aumento en el uso de minutos de voz no se disparó inmediatamente después de la entrada en vigor de la “tasa cero”.

El primer punto puede ser establecido conociendo datos más precisos sobre tráfico de voz y SMS. Concretamente, este ahorro resultaría del producto de los minutos y SMS de voz de salida de redes competidoras (AT&T, Telefónica, Izzi) que terminan en redes de América Móvil por una tarifa de interconexión para cada año. Debe recordarse que las tarifas de interconexión publicadas por el Instituto son usadas en caso de desacuerdo y aunque son una base para estimar el valor del ahorro, estas son aplicables a los operadores no dominantes. Nada asegura que en caso de que se rechace la tasa cero el regulador no pueda establecer una tarifa asimétrica (como se proponía en las medidas de preponderancia previas a la expedición de la LFTR), por lo que este ahorro operativo sería menor a tarifas asimétricas reguladas que sustituyan la tasa cero.

En el segundo punto se reconoce que el uso de minutos no cambió drásticamente con la entrada en vigor de la “tasa cero”, sino hasta finales de 2015 e inicios de 2016. En este sentido, la demanda de estos minutos adicionales muy probablemente estuvo mediada por otro factor. Como hipótesis alternativa se sugiere que en este “despegue” de los minutos estuvo involucrada la renovación de la oferta comercial con planes de voz y SMS “ilimitados”, mismos que fueron implementados por los operadores móviles en México entre el 4T15 y 1T16, primero por los competidores y finalmente por Telcel.

Como muestran los resultados de Telefónica, entre periodos con y sin “tasa cero”, el crecimiento de tráfico de datos fue más abultado que el de la voz. Si los planes no habían cambiado al momento de la entrada en vigor de la “tasa cero”, los incentivos para los usuarios tampoco. Así, un suscriptor tendría más incentivos para sustituir o limitar el consumo de minutos o mensajes de su plan con aplicaciones de mensajería sobre Internet, ya que estas no necesariamente causan gasto de datos si se tienen promociones en el plan o si se utilizan en redes Wi-Fi.

Los proveedores de servicios de telecomunicaciones en México son intermediarios entre los consumidores y las reglas de competencia. Aunque se generen medidas asimétricas como la “tasa cero”, el usuario no cuenta con incentivos para realizar más llamadas si su operador no ajusta sus planes para capitalizar esta ventaja. El “despegue” del uso de minutos coincide en el tiempo con el periodo de renovación de la oferta comercial caracterizada por tarifas más bajas, predominancia de los datos, redes sociales ilimitadas y consumos de voz y SMS “ilimitados”, o ampliados.

En este sentido, el “punto de quiebre” no es la entrada en vigor de la tasa cero, sino la salida al mercado de estos nuevos planes. A su vez, el mayor consumo de minutos por los usuarios genera un nuevo escenario para los operadores, pues si el aumento general del tráfico va acompañado de más llamadas de salida off-net, esto representaría técnicamente un aumento de dicho costo. Por esa razón, la “tasa cero” sigue siendo relevante en el entorno de los datos, pues permite amortiguar este incremento en una parte de la estructura de costos y mantener una oferta simplificada en voz y SMS, pero definida y segmentada por la capacidad de datos que mensualmente se pueden consumir.

Comparte el artículo

Archivo