¿Quiénes aprovecharán la nueva regulación a América Móvil?

Comparte el artículo

E l primer vistazo a la revisión de medidas al agente económico preponderante (AEP) del sector de telecomunicaciones 2016-2017 indica que América Móvil deberá cumplir principalmente con nuevas disposiciones de compartición de infraestructura para servicios fijos. El objetivo de la separación funcional que se plantea en las nuevas reglas es promover más competencia en servicios fijos (telefonía e Internet) mediante el acceso a infraestructura de Telmex.

Por su parte, para Telcel las nuevas reglas representan la ampliación de algunas medidas sobre operadores móviles virtuales (OMV) de manera que puedan acceder a servicios de la red de Telcel (roaming, por ejemplo), de manera que puedan competir no sólo en términos de cobertura, sino en tarifas en un contexto en el que los competidores con red (AT&T y Telefónica) han impulsado las tarifas a la baja y el aumento en los consumos de voz y datos.

Las medidas que parten de la primera revisión de la regulación de preponderancia ordenan realizar la superación funcional del negocio que estará a cargo de servicios regulados, entre los que figuran la compartición de la infraestructura pasiva y el acceso a la “última milla” de la red de Telmex y Telnor. Con esto se busca crear una entidad que opere idealmente como un mayorista independiente con menos incentivos para discriminar a los competidores de Telmex que soliciten acceso a elementos regulados de lar ed.

Este artículo presenta un análisis preliminar de las nuevas medidas para Telcel, Telmex y Telnor en el contexto de la competencia minorista.

Más que un “Telesites fijo”

El núcleo de la política de separación funcional ordenada por el IFT es crear una entidad que administre y comercialice servicios mayoristas fijos regulados de modo que esta nueva empresa se comporte como un proveedor independiente con menos incentivos y capacidades para realizar prácticas discriminatorias a los competidores de Telmex.

En otras palabras, Telmex y Telnor dejarán de controlar esta parte de la red para convertirse en clientes de ella y que potencialmente otros proveedores de servicios fijos también la utilicen para aumentar la competencia en segmentos como banda ancha fija y telefonía.

Para dar cumplimiento a la separación funcional, esta nueva empresa tendrá que desempeñarse como un nuevo negocio con prácticas y marca propia e incluso una nueva ubicación. Pero estas condiciones no deben interpretarse como un paralelo de Telesites, una empresa que surgió más bien como un punto de encuentro entre las obligaciones originales de compartición de infraestructura pasiva y la oportunidad de Telcel para comercializar sus torres.

Además, debido a que la idea tras la separación funcional es tener un mayorista independiente en servicios fijos regulados con incentivo para brindar acceso a los competidores fijos sin beneficiarse de subsidios cruzados o integración vertical, la constitución de un solo holding de infraestructura que incluya a Telesites podría enfrentar oposición regulatoria. Más bien, este nuevo movimiento debe contrastarse con casos como Openreach que era subsidiaria del BT Group y operaba con una separación funcional, pero que ahora deberá completar una separación legal. 

En todo caso, la opción de crear una controladora de infraestructura dentro de América Móvil al estilo de Telxius (torres, cables submarinos, enlaces) recaería en la posibilidad de integrar a Telesites con los servicios mayoristas que deben comercializar Telmex y Telnor sin el requisito de separarlos funcionalmente. Eso sí, esta unidad tendría que diferenciarse de la que presta servicios minoristas al cliente final.

Perspectiva de competencia

El primer cliente de la entidad que resulte de la separación funcional será el propio América Móvil. Entre los competidores de servicios fijos, no necesariamente todos pedirán el mismo tipo de acceso, ya que algunos pueden interesarse en los elementos pasivos, mientras que otros pueden solicitar acceso físico o virtual a la última milla, dependiendo de los objetivos técnicos y comerciales.

Si bien uno de los objetivos de la política competencia es que el público cuente con mejores tarifas en servicios fijos para promover su adopción, una de las interrogantes de las políticas de desagregación de la red local reside en la capacidad de incrementar el número de suscripciones y no atraer nuevos costos en el futuro derivados de menor inversión en infraestructura de acceso.

Las políticas de desagregación de la red local hacen el caso de promover infraestructura existente para promover la generación de nuevas suscripciones por competidores. En otras palabras, al ofrecer acceso a una red en donde la propia no tiene cobertura, se promueve la hipótesis de que usando la red desagregada se pueden generar nuevas ofertas que mejoren los precios en el mercado y aumenten la penetración de servicios fijos.

En el caso de México existen varias tecnologías de acceso fijo (DSL, cable, FTTH), además de que tecnologías como las usadas por proveedores de cable tienen una hibridación con redes como fibra para permitir accesos de mayor velocidad. Pero esta diferencia en accesos también implica diferencias en oferta comercial. Así, un cablero o proveedor de fibra no necesariamente estará interesado en el acceso físico a una red de cobre que le impida replicar algunas velocidades o parámetro de su servicio por la red propia. Estos operadores podrían generar otro tipo de paquetes aprovechando el acceso fijo o virtual a los elementos desagregados de la red en donde calculen que pueden llegar a hogares no servidos, pero esto sería una estrategia complementaria.

En cambio, los proveedores de televisión restringida por satélite (DTH) como Dish y Sky presentan una oportunidad de generar nuevas suscripciones fijas aprovechando la cobertura de la red fija de Telmex y la huella de cobertura satelital. Las suscripciones de estas empresas cuentan en los registros del IFT como unidades de televisión de paga solamente, por lo que el potencial de que estos proveedores ofrezcan acceso fijo (telefonía, Internet) diversificaría efectivamente el panorama de las suscripciones fijas y resultaría en la reducción de la participación de América Móvil en las suscripciones de telecomunicaciones.

Sky mantuvo durante un tiempo una oferta de Internet (Blue to Go), pero en términos generales un usuario de DTH que requiera otros servicios fijos los debe contratar con otra compañía. Así, paquetes de televisión satelital con servicios fijos podrían impulsar la diversificación de la clientela de Internet y telefonía utilizando la red de América Móvil, con lo que aumentará la penetración de tecnología en los hogares. Para Sky y Dish esto representa el beneficio de que los clientes paguen a una sola entidad sus facturas de servicios y la posibilidad de aumentar el consumo por suscriptor.

Uno de los factores que limitarían este tipo de adopción es precisamente el ingreso o la intención de pagar más por los servicios de estas compañías, pues en México gran parte de las suscripciones de DTH representan los paquetes de menor costo. Por ejemplo, Sky ha visto crecer su base de suscriptores e ingresos agregados en los últimos 10 años, pero el consumo por cliente se ha reducido.

Desde 2009 esta empresa lanzó la marca VeTV para competir en costos y promover el modelo de prepago. A partir de esa fecha se observa una reducción en el ingreso promedio por suscriptor (ARPU). 

En otras palabras, aunque en términos de política pública el concepto de proveedores de DTH con acceso a la “última milla” del AEP representa una oportunidad para mejorar la competencia, en términos de negocio no existe una garantía de que esto se vaya a traducir en un mayor gasto de los suscriptores para adquirir estos servicios como nuevas líneas o en la cancelación de estos servicios (si se cuenta con ellos) para obtenerlos bajo la “sombrilla” de su proveedor de DTH.

En México, Dish no reporta públicamente sus estados financieros. Sin embargo, se conoce que en el país las plataformas de video DTH presentan un crecimiento sostenido de usuarios, pero los ingresos varían periodo por periodo. 

En general, a lo largo de 11 periodos de información comparable (1T2014-3T2016) se observó una correlación entre el incremento de usuarios e ingresos. Sin embargo, el crecimiento de suscriptores explica alrededor del 66% de la variación de ingresos en esta muestra. En otras palabras, los operadores de DTH incrementan parcialmente sus ingresos atrayendo nuevos clientes, pero también por otros factores como pueden ser el consumo individual, la mejora de los paquetes o ciclos de captación de cuentas por eventos como transmisiones del mundial de futbol. 

Si los operadores de DTH no aumentan sus ingresos sólo por la atracción de nuevas suscripciones, las mejoras de sus paquetes comerciales pueden incentivar un mayor consumo por suscriptor con la inclusión de banda ancha fija particularmente. Hay dos límites evidentes de esta posibilidad: la intención o posibilidad de los suscriptores de aumentar su gasto en servicios de telecomunicaciones y la disposición de un suscriptor de cambiarse de proveedor.

Impacto en suscripciones como indicador de preponderancia

El IFT contabiliza cada acceso a banda ancha, telefonía o televisón como una suscripción individual. Por ejemplo, un hogar con triple play contará como tres suscripciones, una por cada servicio. Al 3T2016, América Móvil concentraba 144 millones de suscripciones de telecomunicaciones, una participación sectorial de 60.8%. Esta concentración ocurre principalmente por el componente de suscriptores móviles.

Desagregando el tipo de suscripciones por plataformas fijas o móviles, el AEP tenía al 3T 2016 el 38.6% de las suscripciones fijas (21.3 millones) y el 67.6% de las móviles (122.7 millones). El uso de la infraestructura desagregada para generar nuevas suscripciones desde competidores como los de DTH puede reducir la participación de América Móvil aumentando el número de suscripciones fijas en el mercado mexicano

Telmex y Telnor tienen más del 50% de participación de mercado en telefonía y banda ancha fija, pero la ausencia de suscripciones de televisión de paga de este operador son el factor principal para que la participación de América Móvil en suscripciones fijas esté por debajo del 40%. Por esta razón, la creación de nuevas suscripciones fijas contribuirá a reducir la concentración de América Móvil, pero es el sector de telecomunicaciones móviles en donde descansa la principal acumulación de líneas de este operador.

Para este artículo se modelaron dos escenarios para analizar el impacto de generar nuevas suscripciones fijas a partir de clientes de plataformas de DTH. En un escenario se asume que el 40% de la base de estos proveedores genera al menos una suscripción fija nueva y otra en el que ocurre lo mismo, pero sólo en el 20% de la base de clientes.

En estos dos escenarios, la participación sectorial de América Móvil estaría acercándose al 50%. Como rferencia, al 3T 2016, la participación en telecomunicaciones de América óvil fue de 60.8% de las suscripciones. Si se simula en paralelo un mercado en donde los operadors de DTH agregan líneas (50% y 20% de su base de suscripciones de TV para cada periodo y manteniendo lo demás constante), se tiene que al 3T 2016 la participación de América Móvil tendría participaciones entre 50.5% y 51.3% de acuerdo a esta modelación.

Como ilustran los escenarios, el mayor impacto competitivo de que los proveedores de DTH usen la red de Telmex para generar nuevas suscripciones aumenta la cantidad de suscripciones fijas en el mercado de telecomunicaciones mexicano, disminuyendo la participación del AEP en las suscripciones en general. Sin embargo, la reducción mostrada por los escenarios está entre 0.6 y 1.2 puntos porcentuales porque el impacto es sobre las suscripciones fijas siendo que el AEP tiene el grueso de las suscripciones en los servicios móviles.

Por otro lado, la generación de nuevas líneas a partir de la base de clientes de DTH se modeló con el 20% y 40% de las cuentas establecidas, pero la perspectiva sobre este posible desarrollo debe ser más conservadora debido a que algunos de estos hogares ya pueden tener contratados servicios fijos con otro proveedor o no estarían dispuestos a destinar más parte de su ingreso a servicios de telecomunicaciones adicionales a través de su proveedor de DTH, limitando el “techo” de las suscripciones fijas independientemente de la cobertura de redes.

Además de las implicaciones de la separación funcional de servicios fijos regulados, América Móvil también deberá acatar algunas medidas que impactan su oferta comercial fija y móvil. En el segmento móvil es notoria la inclusión de los OMV en criterios sobre replicabilidad técnica y económica en el ámbito tarifario.

Desde las medidas de preponderancia de 2014 los OMV fueron incluidos en algunas reglas para garantizarles, por ejemplo, acceso a la red de Telcel para poder establecer convenios comerciales para adquirir capacidad mayorista. En 2017 se amplían algunas de estas provisiones sobre cobertura, pero también se incluye el principio de replicabilidad en tarifas para evitar competencia desleal.

En suma, una de las líneas de continuidad en las reglas de preponderancia se reconoce en contemplar a los OMV como actores que pueden incrementar la competencia en el segmento móvil, sin embargo, desde 2015 enfrentaron mayor competencia al enfocarse en el segmento de prepago diferenciándose principalmente por la marca.

Al 2017 los OMV llegaron con menos del 1% de participación afectados por nuevas tendencias en la competencia en prepago. Particularmente, AT&T y Telefónica lanzaron nuevas ofertas y tarifas más bajas que además estaban compensadas por mayores consumos en voz, mensajería o con esquemas de “tasa cero” para aplicaciones de redes sociales.

Evidentemente, la estructura de costos de los OMV es distinta y no podían competir solo en cuestión de precios. Ante esto se observan nuevos emprendimientos y esquemas que buscan dar beneficios adicionales desde los OMV (seguros, descuentos), paquetes específicos para navegación en redes sociales o que están buscando capitalizar nichos no masivos como las comunicaciones máquina a máquina (M2M).

En las reglas revisadas de preponderancia, el acceso a servicios de la red de Telcel y las disposiciones tarifarias buscarán que los OMV puedan llegar a acuerdos comerciales que les permitan reducir costos y presentar mejores tarifas al usuario final. Y aunque el IFT contemple medidas como la revisión de tarifas de Telcel, es necesario considerar que tanto AT&T como Telefónica seguirán buscando clientes de prepago, por lo que la oferta de OMV en México tendrá que mantener líneas de diferenciación no solo a través de la marca, sino por los beneficios que presenta a sus nichos de usuarios observando tendencias como mayores consumos de minutos y una preferencia particular por el consumo de redes sociales y contenidos de video.

Comparte el artículo

Archivo