Portabilidad, de la controversia a la calidad

Comparte el artículo

C  on la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de reconocer la validez de las reglas de portabilidad numérica del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT),  esta política pasa de la controversia legal a una fase de su mejora cualitativa. El comportamiento de las portaciones en los primeros tres meses de vigencia de las nuevas reglas muestra valores inferiores a los de periodos previos, pero permite inferir que es más probable un escenario de “regreso” a esas cifras, que a uno de cese de portaciones.

En México la portabilidad se implementó desde julio del 2008, pero en el contexto de la reforma de telecomunicaciones el Poder Legislativo incluyó en la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión modificaciones del trámite. Concretamente la ley exigía al IFT emitir nuevas reglas para que el trámite de portabilidad ocurra en 24 horas o menos, para el que es necesario la voluntad del interesado y la presentación de una identificación oficial.

El regulador expidió estas reglas en noviembre del 2014 y estableció un plazo transitorio de 90 días para su entrada en vigor, así como requisitos administrativos del trámite. Es decir, entre noviembre y los primeros días de febrero la portación de un número podía ocurrir en más de 24 horas, pero menos que 3 días hábiles (antes eran más de 10). El Senado impulsó a finales del 2014 una controversia constitucional contra las reglas de portabilidad del IFT argumentando, en síntesis, que el instituto había excedido sus facultades, invadiendo la esfera legislativa al establecer plazos y requisitos.

El 7 de mayo del 2015 la SCJN resolvió que el recurso de revisión constitucional era procedente –el Senado puede interponer esta acción en contra de actos del IFT-, pero no brindaba fundamentos para la acción judicial (sobreseimiento). Las reglas de portabilidad del IFT se mantienen vigentes y entran a una fase de mejora cualitativa.

El comportamiento de las portaciones mensuales ha motivado críticas a las nuevas reglas de portabilidad por la contracción de las cifras globales. Los lineamientos son mejorables, pero por sí mismos no han causado un cambio en el sistema que lo lleve a un cese en la portabilidad o a una alteración que colapse el sistema. Las cifras del mes de abril muestran, de hecho, una “recuperación” o “regreso” hacia valores más cercanos a la media de periodos anteriores.

Comportamiento

Este análisis se centra en la portación de números móviles, que es el segmento más dinámico en la portabilidad en general. De cada 10 líneas portadas, 9 son móviles.

Las nuevas reglas entraron en vigor a partir de febrero del 2015. Al observar el comportamiento a lo largo del año se observa que, en efecto, los valores son inferiores a periodos pasados y al promedio de todo el año previo (enero 2014 a enero 2015). Sin embargo, las cifras de abril muestran una “recuperación”, que más bien se infiere como un retorno a valores más cercanos a la media.

La representación gráfica de esta información permite observar que la entrada en vigor de las nuevas reglas no implica un cambio radical en el sistema, pues las portaciones no se han detenido y los valores no han llegado a un “default”. Sí se reconoce un cambio abrupto entre enero y febrero del 2015, pero como se puede observar, en marzo el descenso fue menos pronunciado y en abril se muestra una recuperación.

En otras palabras, el efecto de las nuevas reglas de portabilidad no muestra un escenario con una tendencia decisiva a la baja. Si a estos lineamientos se les atribuye el mayor peso en el comportamiento de la portabilidad, no se puede decir que causen exclusivamente una reducción en los valores de números portados, pues en el mes de abril se evidencia un incremento hacia el promedio.

En el segmento comprendido entre enero 2014 y abril 2015, el mes que más portaciones registró fue diciembre con 768 mil 043 números donados por 769 mil 410 recibidos y marzo del 2015 figura como el mes con menores portaciones con 437 mil 463 números donados por 439 mil 669 recibidos. El promedio de portabilidad de este periodo fue de 641 mil 284 líneas donadas y 642 mil 472 recibidas.

El resumen de los primeros tres meses muestra 1 millón 439 mil 100 líneas donadas y 1 millón 444 mil 216 recibidas. En los primeros tres meses de la portabilidad con nuevas reglas se han portado los mismos números que en los primeros 24 meses de su implementación a nivel nacional. En febrero y marzo se observaron tasas de crecimiento negativas entre mes y mes, pero en abril hubo un crecimiento positivo de 11 por ciento. Los valores de portaciones totales siguen estando por debajo de los promedios calculados para el periodo enero 2014 a enero 2015, pero esta diferencia se acortó en abril con respecto a marzo.

Las cifras por sí mismas no permiten explicar el comportamiento de la portabilidad con las nuevas reglas. Entre las razones lógicas está el periodo de aprendizaje que supone la implementación de un nuevo esquema incluso si es más corto. En la consulta del IFT sobre las reglas de portabilidad se encuentra un argumento similar y de hecho entre las mejoras propuestas se encuentran aspectos como la eliminación del formato de portabilidad numérica para personas físicas, la vigencia del NIP de portabilidad y mecanismos más flexibles para recabar la identificación del usuario.

Si la hipótesis del periodo de aprendizaje tiene valor explicativo, es más probable que durante este año se observe que los indicadores “regresen” hacia el promedio de niveles anteriores. La recuperación durante el mes de abril no es un indicador de una tendencia propiamente, más bien un evento que indica que las nuevas reglas no llevan a un colapso o cese de las portaciones en el país.

Entre otros aspectos, el saldo de portabilidad en abril mantiene la tendencia histórica de dar a Telcel saldo positivo al agregar las líneas donadas y las recibidas.

Así mismo, entre donantes y receptores las correlaciones más altas en este mismo periodo siguieron registrándose entre Telcel y Movistar, como ha ocurrido históricamente. Vale la pena recalcar que correlación no implica causalidad.

Este último año las reglas de portabilidad han visto al menos tres fases: la mejora ordenada por la ley centrada principalmente en el tiempo del trámite, la controversia constitucional y el inicio de un proceso de su mejora cualitativa. Las reglas de portabilidad, como toda la política pública, están sujetas a procesos de mejora. La decisión de la SCJN avala no sólo las reglas hoy vigentes, sino que reconoce la autoridad del IFT para formularlas y, desde luego, mejorarlas progresivamente en favor del usuario.

La portabilidad numérica es una herramienta útil para eliminar la barrera de perder el número y reducir la percepción de los obstáculos de salida de los suscriptores, pero no es de ninguna manera una política que por sí misma pueda modificar la estructura del mercado radicalmente. Los usuarios no cambian de una compañía a otra porque exista portabilidad, pues entre sus motivos está buscar mejores tarifas, promociones y en general una mejor calidad del servicio por el precio que pagarán. El alcance de la portabilidad como “arma de competencia” es moderado y depende de las condiciones preexistentes en el mercado, así como las estrategias de los operadores para captar usuarios.

Comparte el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *