El retraso del apagón y la resurrección analógica

Descarga el reporte completo (PDF)
A l acercarse la fecha constitucional del apagón analógico en México en diciembre de 2015 y con un cumplimiento del 64 por ciento de entregas de pantallas digitales a población beneficiaria, el Senado ha generado dos iniciativas para retrasar la conclusión de estas señales.

La iniciativa del Senador Miguel Barbosa Huerta (PRD) contempla aplazar seis meses la fecha objetivo en la constitución, manteniendo el resto del marco legal de la TDT sin cambios. La propuesta del Senador Javier Lozano Alarcón respaldada por una fracción de los legisladores de su partido (PAN) pide retrasar un año la fecha del apagón analógico, modifica aspectos de la política de transición y contempla la “resurrección” de señales analógicas que ya se suspendieron en localidades que ya transitaron a la Televisión Digital Terrestre (TDT). Ambos documentos han sido turnados a comisiones legislativas sin que se tenga en este momento un dictamen definitivo.

En México, la reforma constitucional de telecomunicaciones del 2013 junto con la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR) del 2014 establecieron las bases de la política TDT que se ejecuta actualmente.

En este reporte se ofrece un contraste entre las propuestas del Senado y la normativa actual alrededor de la política de transición digital en México.

Política Actual

El marco legal de la política TDT actual se encuentra distribuido esencialmente en tres artículos transitorios, dos de ellos en el decreto de la reforma constitucional de telecomunicaciones y uno en la LFTR.

En el decreto de la reforma constitucional, el artículo Quinto transitorio abarca lo siguiente:

  • La transición a la TDT culmina el 31 de diciembre de 2015.
  • Los tres Poderes de la Unión promoverán un programa de equipamiento de la población con dispositivos para TDT, garantizando recursos presupuestales.
  • Los radiodifusores, comerciales o no, están obligados a devolver el espectro concesionado para TV analógica al concluir la transición digital.

Complementariamente, la fracción IV del Décimo Séptimo transitorio da al Poder Ejecutivo la responsabilidad de implementar el programa de la transición a la TDT.

En la LFTR, el Décimo Noveno transitorio plantea las siguientes disposiciones:

  • La SCT implementará la política de transición a la TDT; el IFT realizará la conclusión de señales analógicas de TV. Ambos compartirán la responsabilidad de hacer campañas de difusión sobre el apagón analógico.
  • El apagón analógico se puede realizar antes del 31 de diciembre de 2015 en localidades o regiones que superen el umbral de penetración TDT.
  • El umbral de penetración TDT será el 90 por ciento de hogares definidos por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) como beneficiarios del programa de reparto de receptores para TDT.
  • Los radiodifusores, comerciales y no comerciales, deben invertir para transmitir señales digitales.
  • Los permisionarios de baja potencia que no hayan transitado a la TDT o que se encuentren en zonas donde no se ha superado el umbral de penetración pueden mantener provisionalmente el servicio analógico, pero deberán seguir un programa para transmitir TDT.

Al 25 de octubre, la SCT reportaba un cumplimiento del 64 por ciento de las entregas de pantallas digitales a hogares beneficiarios, 6 millones 443 mil 129 entregas de 10 millones como meta. Una de cada tres se ha entregado en el área del Estado de México y Distrito Federal.

La última información disponible en el INEGI en su Módulo sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información de los Hogares 2014 (MODUTIH) revela que en México había al segundo trimestre de ese año 14.5 millones de telehogares que sólo recibían señales abiertas de televisión, equivalente al 46.2 por ciento de los hogares a nivel nacional.

Tomando en cuenta el periodo de la extinta Comisión Federal de Telecomunicaciones, se han decretado seis fechas de apagones analógicos anticipados. Tijuana fue la primera ciudad en América Latina en hacer el apagón analógico en 2013 y Monterrey, una de las tres ciudades más grandes de México, lo hizo en septiembre 2015.

Los resultados publicados por el IFT muestran que la penetración TDT en las zonas de apagones siempre se ha conseguido superar el umbral del 90 por ciento, teniendo casos como el de Ciudad Juárez y Tecate, que permanece como el caso más alto de penetración promedio, superando el 98 por ciento.

Descarga el reporte completo (PDF)

Iniciativas: retraso y “resurrección” de señales

La iniciativa firmada por el Senador Barbosa Huerta (PRD) se centra en el cambio de fecha, reformando el párrafo tercero del artículo Quinto transitorio del decreto de la reforma constitucional de telecomunicaciones para cambiar la fecha de la culminación de la transición a la TDT del 31 de diciembre de 2015 al 30 de junio del 2016.

En suma, la propuesta del legislador perredista modifica una fecha objetivo, pero mantiene las facultades señaladas en la constitución y la LFTR para la SCT y el IFT en la transición. En este escenario se podrían seguir ejecutando los apagones escalonados en zonas donde ya se superó la marca de penetración de TDT en hogares beneficiarios, brindando la oportunidad de concluir el apagón incluso antes de la fecha sugerida por el legislador. Si, a raíz del cambio, la política TDT decide expandir el número de beneficiarios, necesitará de más recursos públicos.

La iniciativa del senador Javier Lozano Alarcón (PAN) y miembros de su grupo legislativo plantea un retraso de mayor magnitud, ordena restablecer señales analógicas ya cesadas y contempla cambios directos a la conducción de la política TDT. Los siguientes puntos resumen la propuesta para reformar el Quinto transitorio del decreto de la reforma constitucional de telecomunicaciones:

  • Prohíbe los apagones “escalonados” y ordena una fecha única de apagón a nivel nacional, el 31 de diciembre de 2016.
  • Ordena al IFT restablecer todas las señales analógicas cesadas con el apagón analógico para hacer el apagón simultáneamente en la nueva fecha.
  • Prohíbe la entrega y distribución de equipos para TDT por 6 meses, concretamente entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2016. Las campañas de difusión relacionadas serán ilegales.
  • Habilita al IFT para repartir decodificadores para cubrir el 90 por ciento de padrones de beneficiarios de Sedesol, en caso de contar con recursos para ello. La SCT no podrá hacer entregas de más receptores.
  • Mantiene a los hogares como la métrica para el umbral de penetración TDT, pero contempla como beneficiario a todo hgoar que sea beneficiario de programas de Sedesol, en lugar de designar a una población específica.
  • Obliga a los gobiernos federales y estatales a dar recursos a los medios públicos, educativos y culturales para las inversiones necesarias para transitar a la TDT

La iniciativa del PAN genera un escenario de más contrastes con la política actual.

El proyecto contrarrestaría avances que se han tenido desde 2013 ordenando restaurar señales analógicas que ya fueron suspendidas en áreas donde se consiguió una transición exitosa. Esto obligará a los concesionarios y permisionarios a restituir la transmisión simultánea de señales digitales y analógicas a pesar de que en estas localidades la segunda señal tenga una penetración minoritaria.

Recientemente, el presidente de Grupo Televisa, Emilio Azcárraga, declaró públicamente que la transmisión simultánea es costosa y que es más conveniente transmitir una sola señal. Trasladado al resto del sector, esto se verá reflejado no solo en los costos de este concesionario, sino en los de sus competidores, así como de medios públicos, culturales y educativos que ya habían completado su transición.

De modo complementario, esto crea una asimetría entre Cadena Tres con respecto a Televisa y TV Azteca. Mientras que los dos primeros grupos sí tenían transmisiones analógicas a nivel nacional, el segundo no, pues las frecuencias que ganó en la licitación IFT-1 para tener cobertura nacional eran solamente de TDT.

Al prohibir los apagones escalonados, la ley obligaría a mantener estas condiciones incluso cuando los hogares ya no reciban de señales analógicas.

Además, el retraso de la fecha no da un año entero para trabajar en reducir la brecha de la TDT. Con la prohibición de hacer entregas y difusión durante la primera mitad del 2016, el programa para entregar decodificadores adicionales contará con menos de seis meses para ejecutarse y estaría sujeto a que el IFT cuente con recursos para ello.

El presupuesto del IFT podría resultar insuficiente para un programa de decodificadores. Por ejemplo, si se plantean entregar 3.2 millones a razón de 650 pesos por aparato, tan sólo la compra de ellos alcanzaría los  2 mil 80 millones de pesos, superando incluso los 2 mil millones de pesos que el IFT solicitó para 2016 al Gobierno federal como presupuesto, lo que implica entonces destinar más recursos del erario para equipar a la población, eso sin tomar en cuenta hasta 2 mil millones adicionales que solicitan permisionarios para equipamiento.

También cambiaría la población objetivo. Al hacer a todos los hogares empadronados en Sedesol beneficiarios del programa de TDT se puede caer en duplicidades, pues no todos los hogares son beneficiarios de un solo programa social.

Además, esto representa una expansión forzosa del gasto público para el programa de TDT al agregar al menos 3.2 millones de hogares como beneficiarios, eso sin tomar en cuenta la población del padrón a finales de 2016, que es la población que deberá tener un 90 por ciento de penetración TDT para poder hacer un solo apagón a nivel nacional a finales de 2016.

La iniciativa panista mantiene la acotación de los hogares objetivo como hogares inscritos en programas sociales. Los hogares de escasos recursos que no están empadronados seguirán sujetos a realizar una transición no asistida.

Descarga el reporte completo (PDF)

Comparte el artículo

Comparte el artículo

Archivo